https://mobirise.com/

El Santuario de las luciérnagas

No existe criatura más fascinante que aquella que es capaz de crear luz por sí misma.
Paul Pen

Los recorridos al santuario se inician un poco antes de las 20 horas para la organización de grupos y explicación de los guías sobre las características de este bosque de oyamel que se ubica a 2 mil 800 metros sobre el nivel del mar. El área natural protegida tiene una extensión de 632 hectáreas, de las cuales sólo 20 están autorizadas para las actividades turísticas. Por sus condiciones de humedad es favorable para la vida y reproducción de la Macrolampis palaciosi.
De estos insectos, de tipo escarabajo, se conocen alrededor de 2 mil especies, y en México están reconocidas 164, de las cuales 84 son endémicas, de acuerdo con una investigación a cargo de Santiago Zaragoza Caballero, del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Los guías explican que el ciclo de vida de la luciérnaga es de dos años. La primera etapa, como huevecillos, dura 40 días, luego pasa un año y nueve meses como larva. En este tiempo se alimenta de gusanos y caracoles, que a su vez estarán disponibles si hay condiciones de humedad en el suelo.
En su tercera etapa, la luciérnaga es similar al capullo de las mariposas durante 15 días y luego llega a la fase adulta. Es entonces cuando sale por las noches y se puede observar por la luz pequeña que emite.
Durante poco más de un mes las luciérnagas llevan a cabo el apareamiento. Los machos buscan a sus parejas por medio de su luz. Las hembras ponen sus huevecillos en el suelo, cerca de los árboles.
Este espectáculo es un regalo de la naturaleza que dura menos de una hora. Todavía hay un poco de luz solar cuando surgen algunas lucecitas. Alrededor de las 20:30 horas sale la mayoría y antes de una hora se apagan.

El recorrido se realiza de noche, sin lámparas y la mayor parte del tiempo el suelo está mojado, por esa razón esta actividad no es apta para niños menores de 4 años y personas con problemas para caminar. No arriesgues la salud de tu familia y evita sufrir un accidente.


En el bosque no hay buena señal de celular.